Los viajes de negocios, además de ser una oportunidad para fortalecer relaciones de tu empresa y expandir los horizontes laborales también pueden representar un espacio para realizar otro tipo de actividades siempre y cuando algunos factores como el tiempo, las actividades pendientes y la distancia, te lo permitan, aquí enlistamos algunas:

Hacer compras

Si en la ciudad en la que vives no tienes acceso a ciertos artículos o tiendas, un viaje de negocios puede ser una oportunidad para buscar eso que siempre has querido. Y si la distancia es un tema que puede complicar tu estancia y las principales actividades planeadas entonces considera visitar las tiendas que normalmente se encuentran dentro del aeropuerto, a pesar de no ser tan grandes ni ofrecer la misma variedad de productos que en los centros comerciales, son una buena opción para viajeros ejecutivos.

Conocer una ciudad y cultura diferente

Sabemos que la agenda del viaje muchas veces no depende únicamente de ti, pero si te es posible no dejes pasar la oportunidad de conocer la ciudad, probar la comida e incluso estar en contacto con la cultura, sobre todo si te encuentras en un país extranjero o un lugar al que nunca habías ido.

Hacer networking

Las relaciones interpersonales son la base para muchas de las actividades que se llevan a cabo diariamente, construir una red de contactos pueden ayudarte a generar oportunidades de negocio y también laborales. Las reuniones o citas que tengas programadas durante tu viaje utilízalas como un catalizador para conocer a gente de la industria o sector de tu interés. Recuerda que el networking no es un evento aislado que solo se da en situaciones como las antes mencionadas, así que será necesario darles seguimiento a los contactos establecidos para fortalecer los vínculos.

Por último, es importante hacer hincapié en que saber aprovechar un viaje de negocios dependerá de tu capacidad de organización y optimización del tiempo.