Tienes cinco segundos para decir en voz alta lo primero que se te viene a la cabeza cuando te dicen HOSTAL. ¿Listo? ¿Tú también pensaste en esa terrible película que portaba ese nombre y donde unos inocentes viajeros terminaban asesinados? Pues sí, mucha gente sigue teniendo esas ideas acerca de los hostales. Y es que crecimos con la percepción de que un hostal es un lugar barato y feo donde te hospedas cuando el dinero no es suficiente para costearte un hotel, pero te aseguro que todo eso ha cambiado. Hoy, un hostal puede ser la mejor opción para los viajeros.

Si eres aventurero y te gusta viajar y conocer sabes que muchas veces solo ocupamos el hotel para llegar a dormir y bañarnos, y claro que suena mucho más atractivo hacer check in en Facebook que estamos en un hotel 5 estrellas en el cual nos dieron recibimiento como estrellas, pero ¿en verdad vale la pena?

Si pagas un paquete “todo incluido” puede que sí, sabes que hay te van a dar de comer y beber y tienes un lugar asegurado para dormir, pero si lo tuyo es andar fuera conociendo el lugar en el que estás los hostales son ideales.

Los hostales funcionan de manera bastante sencilla: haces tu pago, puedes ocupar un cuarto con más personas (que pueden ser tu misma familia o amigos) o puedes encontrar un cuarto para ti solo. Tienen estancias que vas a compartir con los demás ocupantes como cocina, baño, sala y, algunas veces, alberca. ¿No suena tan mal verdad?

En tu próximo viaje, no importa a donde vayas, intenta probar un hostal, muchos incluyen desayuno y verás que no son como en las películas de miedo, aunque te resulte difícil de creer podemos encontrar experiencias inolvidables a un precio más barato. ¡Suerte!